martes, 17 de septiembre de 2019

PROMULGACION DE LA LEY CALLES – Por Antonio Rius Facius. (Nosotros preferimos llamarle satánica y masónica ley Calles)

CALLES MASÓN GRADO 33. ASESINO DE CRISTEROS: Sacerdotes, religiosos, religiosas y laicos católicos. Hombres, mujeres y niños.




Los atentatorios artículos de la ley.

   —Plutarco Elias Calles era masón grado 33 y, en premio a su implacable campaña de persecución nacional contra el catolicismo, le fue impuesta el 28 de mayo de 1926, de manos del supremo gran comendador del Rito Escocés, Luis Manuel Rojas, la medalla del Mérito Masónico. La ceremonia se efectuó en el salón verde del palacio nacional. El comendador dijo en su discurso alusivo: “La orden que tengo el honor de presidir no ha concedido jamás esta alta distinción; ella ha sido decretada al extraordinario mérito del cual os habéis hecho acreedor como presidente de la República, resolviendo, en tan poco tiempo, los más graves problemas…”
(Moctezuma. Quiles, P. Seudónimo de Eduardo Iglesias S. J; y Rafael Martínez del campo S. j. El conflicto religioso de 1926. Méjico, 1929.)

   Ya se ha visto cómo resolvía Calles esos problemas. Animado por sus hermanos pensó que era llegado el momento de dar el golpe de gracia a la libertad religiosa y, haciendo uso de las facultades que le concedió el Congreso el 7 de enero de 1926, expidió el 14 de junio siguiente la “Ley que reforma el Código Penal para el Distrito y Territorios Federales sobre delitos del fuero común y para toda la República sobre delitos contra la Federación.” A esta ley, la número 515, se le dio el nombre de su autor, y el objeto de ella era fijar rigurosas sanciones a los infractores de los artículos 3, 5, 24, 27 y 130 constitucionales, aderezados debidamente para hacerlos francamente impracticables por los católicos mejicanos.

   La Ley Calles constaba de 33 artículos, de los que a continuación copio algunos y extracto otros, por la importancia decisiva que alcanzó en el conflicto religioso.

   Artículo 1°) Sanciona con quinientos pesos de multa o quince días de cárcel a quien ejerza en Méjico el ministerio sacerdotal, sin ser mejicano, además de ser expulsado del país.

No sólo multas y cárcel sino fusilamiento.
La ley era sólo una escusa para lo último. 

   Artículo 2°) “Para los efectos penales se reputa que una persona ejerce ministerio de culto, cuando ejecuta actos religiosos o ministra sacramentos propios del culto a que pertenece, o públicamente pronuncia prédicas doctrinales, o en la misma forma hace labor de proselitismo religioso.”

EL AMOR A MARÍA NO RECONOCE LEYES HUMANAS.


   Artículo 3°) La enseñanza de las escuelas oficiales y particulares será laica; al infractor se le multará con quinientos pesos o arresto hasta de quince días. “En caso de reincidencia; el infractor será castigado con arresto mayor y multa de segunda clase, sin perjuicio de que la autoridad ordene la clausura del establecimiento de enseñanza.”

   Artículo 4°) El mismo castigo del artículo anterior a las corporaciones religiosas o ministros de cultos que establezcan o dirijan escuelas de instrucción primaria.

DESTRUIR LA MORAL DE LOS JÓVENES
Y NIÑOS...SU MAYOR DESEO.


   Artículo 5°) “Las escuelas primarias particulares podrán establecerse sujetándose a la vigilancia oficial.” Pena de quinientos pesos o quince días de arresto a los infractores.

LOS NIÑOS CATÓLICOS, DÁNDONOS EL EJEMPLO.

   Artículo 6°) Quedan prohibidos los votos religiosos y las órdenes monásticas; los conventos “serán disueltos por la autoridad” y, a quienes vuelvan a reunirse en comunidad, serán castigados con uno o dos años de prisión y los superiores de la orden con seis años de cárcel. “Las mujeres sufrirán las dos terceras partes de la pena.”

NI MONASTERIOS NI CONVENTOS.
SABÍAN BIEN DONDE PEGAR.


   Artículo 7°) Las personas que induzcan a un menor a ingresar en una orden monástica, sufrirán “la pena de arresto mayor y multa de segunda clase”. Si quien escuche el consejo es mayor de edad, la pena será, para el que lo induzca, de arresto menor y multa de primera clase.



   Artículo 8°) Pena de seis años de reclusión y multa de segunda clase al sacerdote que, de palabra o por escrito, incite al desconocimiento de las instituciones políticas o a la desobediencia de las leyes.

   Artículo 9°) Si como consecuencia de dicha incitación intervienen menos de diez individuos contra la autoridad, así sea empleando la fuerza o la amenaza, cada uno sufrirá un año de prisión y multa de segunda clase. A los sacerdotes que se les responsabilice por la actitud de los inconformes, se les impondrán seis años de prisión, “más las agravantes de primera a cuarta clase, a juicio del juez.”

EL PUEBLO RECLAMA SER CATÓLICO.


    Artículo 10°) Ni privada ni públicamente podrán formular los sacerdotes crítica alguna de las leyes, o del Gobierno, bajo pena de uno a cinco años de prisión.

   Artículo 11°) Tampoco podrán asociarse con fines políticos, pues serán castigados; con arresto menor y multa de primera clase.



MUJERES CRISTERAS SU PARTICIPACIÓN FUE IMPORTANTE.
NO COMPETÍAN CON EL VARÓN SINO QUE LUCHABAN
JUNTO CON ELLOS POR CRISTO REY





Artículo 12°) No se les dará validez a los “estudios hechos en los establecimientos destinados a la enseñanza profesional de los ministros de los cultos.” Los infractores serán destituidos y la dispensa será nula, y sin validez el título profesional así obtenido.

   Artículo 13°) Las publicaciones periódicas religiosas, o de tendencias religiosas por su programa o por su título, no podrán comentar ningún asunto político. El director de la publicación sufrirá, en este caso, la pena de arresto mayor y multa de segunda clase.



   Artículo 14°) A falta de director, sufrirá la pena el jefe de redacción, autor o, quien esté al alcance de la justicia. En caso de reincidencia “se ordenará la suspensión definitiva de la publicación periódica.”

   Artículo 15°) Ninguna agrupación política podrá llevar un título que la relacione con alguna religión.


ASÍ DEFENDÍAN LA CASA DE DIOS.


   Artículo 16°) No podrán celebrarse en los templos reuniones de carácter político. En caso de hacerlo, los encargados sufrirán arresto mayor y multa de segunda clase y el “Ejecutivo Federal podrá ordenar, además, la clausura temporal o definitiva del templo.”

CIERRE DE TEMPLOS.

   Artículo 17°) “Todo acto religioso de culto público, deberá celebrarse precisamente dentro de los templos, los cuales estarán siempre bajo la vigilancia de las autoridades.” Si se hacen fuera de ellos, los organizadores o ministros celebrantes serán castigados con arresto mayor y multa de segunda clase.

Misas clandestinas. Muchos sacerdotes la daban a escondidas, con el peligro de ser asesinados.


   Articuló 18°) Fuera de los templos, los sacerdotes y religiosos tampoco podrán usar sus trajes característicos, bajo pena de quinientos pesos o arresto hasta de quince días. La reincidencia ameritará arresto mayor y multa de segunda clase.      

   Artículo 19°) “El encargado de un templo, dentro del término dé un mes, contado desde la vigencia de esta ley, o dentro del mes siguiente al día en que se haya hecho cargo de un templo destinado al culto, deberá dar los avisos a que se refiere el párrafo undécimo del artículo 130 de la Constitución. La falta de aviso dentro de los términos señalados, hace incurrir al encargado del templo en multa de quinientos pesos, o en su defecto, en arresto no mayor de quince días. La Secretaría de Gobernación ordenará, además, la clausura del templo entre tanto queden llenados los requisitos constitucionales.”

Artículo 20°) “Se concede acción pública para denunciar las faltas y los delitos a que se refiere la presente ley.” (Nota nuestra: Esta parte es importantísima acá se puede apreciar el establecimiento de lo que se llama “estado de policía” ya no rige un “estado de derecho” ya se pierden las garantías constitucionales, se recurre a la violencia, la amenaza, sobre todo a la DENUNCIA. Eso mete miedo y desconfianza entre vecinos amigos y los mismos familiares. Es una táctica psicológica que paraliza cualquier tipo de reacción o de acción defensiva contra el enemigo. POR MIEDO. A la cárcel, los interrogatorios, las torturas e incluso la muerte los marxistas, los masones lo manejaron siempre muy bien. Y esa idea está tomando fuerza en la sociedad. Existen instituciones que trabajan para implantar ese tipo de sociedad. Sino miren en la internet todo es denunciar esto, denunciar aquello.)  

   Artículo 21°) La Iglesia no podrá adquirir, poseer o administrar bienes raíces, ni capitales impuestos sobre ellos. Se concede “acción popular para denunciar los bienes que se hallen en tal caso”, y quienes los oculten serán castigados con la pena de uno a dos años de prisión.

   Artículo 22°) El Gobierno Federal determinará qué templos deben ser destinados al culto, y los obispados, conventos, casas cúrales, seminarios, asilos, colegios y todo edificio destinado a la administración, propaganda o enseñanza de un culto religioso serán expropiados por la Federación o los estados en sus jurisdicciones.

   Artículo 23°) “Corresponde principalmente a las autoridades federales cuidar del cumplimiento de esta Ley. Las de los estados y municipios son auxiliares de las primeras, y por consiguiente, igualmente responsables, cuando por su causa deje de cumplirse cualquiera de los preceptos de la presente ley.”

VAYA SI HICIERON CUMPLIR BIEN SU LEY


   Siguen las disposiciones adjetivas y finalmente los artículos transitorios. El último dice: “Un ejemplar de esta ley, impreso en caracteres fácilmente legibles, será fijado en las puertas principales de los templos...”

“La Iglesia no podía aceptar estas disposiciones. Calles tenía la fuerza suficiente para imponerlas. El resultado fue que Méjico añadiera a su trágica historia un capítulo de dolor y martirio.” (Pereyra Carlos. Méjico falsificado. Editorial Polis. Méjico 1949)

   La jerarquía eclesiástica había tomado posiciones defensivas en espera del ataque, que sería de mucha mayor gravedad de lo esperado.


“MÉJICO CRISTERO”

Fusilamiento del Padre Pro.


¡VIVA CRISTO REY!
¡VIVA LA VIRGEN DE GUADALUPE!

/        

lunes, 22 de julio de 2019

PREFACIO a “Los Protocolos de los Sabios de Sión” (Los peligros Judío-Masónicos) – Por M. E. Jouin.





PREFACIO.

   Nota del blog: En nuestra sencilla opinión esta es la mejor obra sobre los “Protocolos de los Sabios de Sión” por dos motivos: Primero por su “autor” (todo un clásico, toda una eminencia en el tema). Segundo por qué esta obra está “comentada”,  a diferencia de muchas otras donde  se expone solamente los protocolos. Si esto sólo es el Prefacio imaginen toda la obra. Podemos dar muchos motivos más pero, basta para despertar en nuestros lectores una sana curiosidad por esta obra, poco conocida, poco leída.

   Damos hoy una nueva edición de nuestro primer volumen relativo a El peligro judío-masónico. Este volumen está consagrado a los Protocolos de los Sabios de Sión, con arreglo a la traducción hecha por Serge Nilus. Nuestra primera edición tiene fecha de 1920; dos años más tarde, en 1922, dábamos a luz los mismos Protocolos con arreglo a la traducción hecha en 1901 por Georges Butmi, y que en nuestra colección e1 peligro judío-masónico forma el 49 volumen; estas dos ediciones enriquecidas con notas suplementarias muy extensas, contienen aproximadamente todo lo que la crítica ha dicho a propósito de la veracidad y autenticidad, de los resúmenes que aparecieron en 1918 en Novocherkassk (Rusia meridional) bajo este título sugestivo: Los Protocolos Sionistas, los planes para la conquista del Universo por los judíos masones.

   Se trata, sin duda, en ellos, de la dominación mundial de Israel, representada por la “serpiente simbólica”. Ahora bien; es evidente que el plan de la “serpiente simbólica”, como ya lo hemos dicho (Mons. Jouin, op. cit., IV, 191), no es el trabajo de unas cuantas conferencias de iniciación al uso de los estudiantes israelitas, sionistas o no, sino más bien una obra meditada, retocada y adaptada a las diferentes épocas, durante muchos siglos. Los Protocolos son, por lo menos en parte, el objetivo a que se tiende, y su redacción parece basada en el conjunto didáctico de los diversos puntos que  son precisos para asegurar la ejecución. Lo que el historiador judío James Darmesteter, dice de los ataques judíos contra la Iglesia (1) puede aplicarse a todos los proyectos de revolución y dominación mundiales; son siempre los judíos “los que prepararán todo ese arsenal mortífero de razonamientos y de ironías que legarán a los escépticos del Renacimiento, a los libertinos del gran siglo”, a los iluminados de 1789, a los terroristas de 1793 y a los bolcheviques de 1917. La redacción inicial del programa y aun su fidelidad literal se remonta a seis siglos antes en las sombras del GHETTO, y más exactamente todavía, al tiempo de Celso y de Orígenes, en la misma cuna de la religión de Cristo. Así no tiene nada de particular que encontremos en los documentos judíos más modernos, no sólo las ideas, sino los mismos términos de los Protocolos.

   En cuanto a la precisión absoluta referente a los orígenes y a la redacción actual de los Protocolos, tendremos que esperar al fin de la revolución judía que reduce a Rusia a la esclavitud. Toda indiscreción sería un peligro para los interesados y para sus familias. Nosotros podemos afirmar que el manuscrito traducido por Nilus estaba en lengua francesa; el zar lo comunicó al general N..., escritor de tanta escrupulosidad literaria que nos lo ha trasmitido sin haberse dada cuenta de ello. Su testimonio es precioso y concluyente; además el estudio criticó del texto nos obliga a dar por seguro que aquella misma redacción estuvo entre las manos de Maurice Joly en 1864 y entre las de Serge Nilus en 1901, el cual no conoció el libelo compuesto contra Napoleón III (Diálogo en los infiernos).

   Otro dato posterior a 1864 Pero anterior al Congreso Sionista de Basilea en 1897, es el del croquis del Masón Henry Labouchére, del grado 33, como Mauricio Joly, del que se hicieron más de un millón de ejemplares en el número de Navidad de 1890 en el periódico inglés La Verdad. Este croquis de los Estados Unidos de Europa con el retrato del Kaiser y del emperador de Austria, que vienen a prestar sumisión ante la causa del trabajo, este croquis, decimos, apenas llamaría nuestra atención, si no reprodujera más que la República universal; pero sobre el importante territorio de Rusia, puso este rótulo: “Desierto Ruso”. El Masón Labouchére conocía indudablemente el siguiente dato de los Protocolos: “En resumen, para demostrar que todos los Gobiernos de los gentiles de Europa (2) nos son sumisos, demostraremos nuestro poder con uno de ellos, por medio de crímenes y violencias, es decir, por el reinado del terror, y en el caso en que se revolvieran todos contra nosotros, les responderemos con los fusiles americanos, chinos o japoneses”

sábado, 20 de julio de 2019

La influencia judía en la Francmasonería – Por León de Poncins (parte 2 de 2) final de la publicación.





   Podemos resumir los argumentos que aduce cada teoría, de este modo:

Primera Teoría.

   Los occidentales, la civilización cristiana, hubieran sido incapaces de esta creación, pues la sociedad secreta es la manifestación de una mentalidad oriental y anticristiana; luego la perfección de la organización masónica prueba que sus fundadores tenían gran experiencia de las sociedades secretas. La universalidad de la Francmasonería, su duración, su estabilidad de fin, que explican si es una creación judía, que sirve a los intereses judíos, llegaría a ser incomprensible si tuviera origen cristiano.

   El fin mismo de la Francmasonería, destrucción de la civilización cristiana, descubre al judío, porque es el único que puede ganar en ello, pues siente profundo odio al Cristianismo. Los símbolos y ritos masónicos son puramente judíos.

   Teniendo en cuenta el estado actual de nuestros conocimientos, esta tesis es demasiado absoluta y no corresponde a los hechos.

Segunda Teoría.

   El principal argumento de sus partidarios, es que la Historia no presenta a los judíos en los comienzos de la Francmasonería; pues no aparecen sino hacia el primer tercio del siglo XIX, y en esa época no desempeñan aún un papel primordial (* A los que interese esta cuestión, recomendamos los estudios de Copin Albancelli, Deschamps, Gougenot, Webster, Jouin, Wichtl,  Findel, etc.

   En todo caso, la cuestión tiene sobre todo un interés retrospectivo, y lo que nos importa es la situación actual: saber cómo hemos llegado a ella, es cosa secundaria. Y la situación no es dudosa.

   La judeo-masonería está al frente del movimiento revolucionario, y para muchos la preponderancia y la influencia judía en la Francmasonería parece indiscutible.

Resulta del razonamiento y de los hechos.

Demostración de la influencia judía.

Primero — POR EL RAZONAMIENTO.

La influencia judía en la Francmasonería – Por León de Poncins (parte 1 de 2)

´

   (…) ¿Quién inspira, quién dirige a la Francmasonería? Muchos afirman sin titubear: la influencia judía. Porque la cuestión judía está indisolublemente ligada a la cuestión masónica. Actualmente, judíos y francmasones trabajan en colaboración para obtener el triunfo de la revolución universal. Muchos de los altos cargos masónicos están ocupados por judíos en todos los países. *Recordemos que durante el importantísimo período de la guerra, Nathan era Gran Maestre de la francmasonería  italiana, y Khon, Gran Maestre de la francmasonería alemana, por no citar más que estos dos nombres harto conocidos.

   Existen logias exclusivamente judías, como las célebres de las Bnai-Brith, cuyo asiento está en Chicago.

   El espíritu judío domina a la Masonería y le imprime ese odio anticristiano; sin eso, difícilmente se explicaría su rigor. La Masonería sostiene y defiende en todas partes los intereses judíos. ¿Desde cuándo data esta alianza?

   EL ORIGEN DE LA ALIANZA DE FRANCMASONES Y JUDÍOS.

   Existen dos teorías. Una de Gougenot des Mousseaux y de Copin Albancelli, que dice: Los judíos crea ron en todas partes la Francmasonería para corromper a los pueblos de la civilización cristiana, y propagar, a cubierto de esta máscara, la revolución universal, que había de traer la dominación de Israel. Esta no es más que un instrumento y un medio en manos de los judíos.

   Para confirmar esta teoría, podemos citar el artículo del Dr. Isaac Wise publicado en la revista El Israelita, del 3 de agosto de 1866.

   La Masonería es una institución judía, cuya historia y cuyos deberes, contraseñas y explicaciones son judíos desde el principio hasta el fin, excepto un solo grado secundario y algunas palabras de la fórmula del juramento.

   La otra teoría, de Webster y de Wichtl, dice: “La Francmasonería era en principio una institución buena y sana; pero agitadores revolucionarios, principalmente judíos, aprovechando su organización secreta, se introdujeron poco a poco en ella. Corrompieron y desviaron su fin moralizador y filantrópico, llevando su acción a fines revolucionarios. Esto se prueba porque parte de ella conserva su primitiva finalidad, como sucede con la Francmasonería inglesa. Podemos citar lo que dijo el judío Bernardo Lazare en el Antisemitismo:

   ¿Cuáles fueron las relaciones de los judíos y de las sociedades secretas?

   Es difícil dilucidar esta cuestión, por falta de documentos de Incontrastable valor. Evidentemente, no dominaron en estas asociaciones, como pretenden los escritores que acabo de citar, ni fueron él alma, el Jefe, él Gran Maestre de la Masonería, como afirma Gougenot. Sin embargo, es evidente que no hubo más que judíos en la cuna de la Masonería, judíos cabalistas, como lo prueban ciertos ritos que se conservan; y muy probablemente, en los años que precedieron a la Revolución francesa entraron en mayor número todavía en los consejos de esta sociedad y fundaron sociedades secretas. Hubo judíos en torno de Weishaupt; y Martínez de Pascualís, un judío de origen portugués, organizó numerosos grupos de iluministas en Francia y reclutó muchos adeptos, que iniciaba en el dogma de la reintegración. Las logias Martinecistas fueron místicas; mientras las demás órdenes de la Masonería eran más bien racionalistas; asi, que se puede decir que las sociedades secretas representaron los dos lados del espíritu judío, o sea, el racionalismo práctico y el panteísmo, ese panteísmo que, siendo reflejo metafísico de la creencia en Dios uno, viene a parar en la teúrgia cabalística. Fácilmente se demostraría la armonía de estas dos tendencias, la alianza de Cazotte, de Cagliostro, de Martínez, de Saint Martín, del conde de Saint Germain y de Eckartshausen, con los enciclopedistas y los Jacobinos, y la manera con que llegaron al mismo resultado, a pesar de sus notables diferencias, es decir, al debilitamiento del Cristianismo. Esto, una vez más, serviría únicamente para probar que los judíos pudieron ser buenos agentes de las sociedades secretas porque las doctrinas de estas sociedades concordaban con sus propias doctrinas; pero esto no quiere decir que fueran los iniciadores.


“LAS FUERZAS SECRETAS DE LA REVOLUCIÓN”

domingo, 7 de julio de 2019

“EL ROTARY CLUB” (3 de 3) final de la publicación.



   CONCLUSION:

   León XIII, en la ya citada encíclica sobre la Masonería, dice: “Lo que hemos dicho o hemos de decir, debe entenderse de la secta masónica considerada en sí misma, NO EN SUS MIEMBROS tomados individualmente. Entre éstos puede haber, sin duda, no pocos que, aunque no carezcan de toda culpa por haber dado su nombre a tales sociedades, no sean, con todo, partícipes de los crímenes por ellos cometidos o ignoren el fin último adonde tienden sus esfuerzos...”

   Con más razón podemos aplicar esto a los rotarios. No todos son masones, pero eso no quita que la base naturalista de R.I. no inspire desconfianza y entrañe similitudes con la Masonería.

   Nos complacemos en agregar, como entrefiletes, algunas citas sumamente interesantes:

   “El católico, soldado por vocación, deberá dejar sus armas a la puerta del club, si desea permanecer en el Rotary y, obligado al combate espiritual, quedará inerme ante los errores que le serán presentados bajo los velos de la indiferencia”. (Triana, en su obra citada).

   “Para los unos, la salvación del mundo está en las enseñanzas cristianas; para otros, en una de las formas del altruismo... En cuanto a nosotros, pensamos y ya hemos dicho que esta creación maravillosa, capaz de operar el milagro de la salvación de los pueblos: es el Rotary Club”. (Fred Goodmann, Rotary de Recife, marzo de 1927).

   “Los masones pueden considerarse como los Hermanos mayores de los rotarios, ya que entre una y otra institución hay grandes puntos de contacto”. (Boletín de enero de 1928 del Gran Oriente Español).

   “En artículos de la prensa diaria y periódica sobre el Rotary se ha alegado la autoridad de una eminente personalidad eclesiástica y del propio Santo Padre para demostrar que los católicos pueden ingresar en el Rotary sin faltar a sus deberes para con la Santa Madre Iglesia. En cumplimiento de órdenes superiores, la Nunciatura apostólica desmiente, de la manera más absoluta, lo que se afirmó en dichos artículos con respecto a la benevolente actitud del Santo Padre para con la misma organización”. (Mons. Ettore Felice, Nunció apostólico en Chile, 1929).

   “EI firme cimiento sobre el cual se edificad la paz permanente del mundo y que excluye a cualquier otro es el Rotary”. (Paul Harris, su fundador).

   “El Rotary, tenaz y persuasivo, podrá tal vez salir triunfante donde la religión, la filosofía, la política y la diplomacia fallan”. (Independ. Belge. 9 de junio de 1927).

   Y tampoco lo olvidemos: Proposición 52 condenada por el Syllabus: “Las ciencias filosóficas y morales pueden y deben desviarse del control de la Autoridad eclesiástica”.

   “Todos los rotarios no son masones, ni mucho menos, pero todos los masones son favorables al Rotary.” Cuidado, pues, con el Rotary.


“COLECCIÓN FE INTEGRA N° 5 (Segunda Edición)”



miércoles, 26 de junio de 2019

“EL ROTARY CLUB” (2 de 3) Esta parte es sumamente importante.





  NOTA: Esta parte de la publicación es medular, es de suma importancia, por favor pedimos a nuestros lectores, NO PASEN POR ALTO SU LECTURA.

¿Y POR QUE, ESTAS PROHIBICIONES?

   Para hacernos entender mejor los motivos de estas decisiones de la Jerarquía Católica bastaría leer los textos siguientes, escogidos entre muchos, y que muestran a las claras la radical oposición del Rotary y de la doctrina católica:

   El fundador Harris dice: “Nuestro plan hace caso omiso de todo credo y glorifica a los hechos: está abierto a los protestantes, a los católicos, a los judíos, a los cristianos a los budistas”

   Mr. James H Both cargando las tintas, declara: “Tenemos tolerancia absoluta de cultos; el católico dentro del Rotary será mejor católico; el protestante mejor protestante; el hebreo afirmará sus creencias…y además todos perderán lo tengan de intransigencia…”

   Para el rotario, en cuanto tal, la religión es una profesión más; por eso, así como están en los clubes comerciantes y profesionales, así admiten a los levitas como representantes del judaísmo; a los pastores protestantes como representantes del protestantismo; a los cadíes como representantes del budismo; y algún sacerdote católico, hasta 1929, como representante del catolicismo.

   Sobre este indiferentismo del Rotary, el Cardenal Segura ha dicho: “EL ROTARIO HACE PROFESIÓN DE UN LAICISMO ABSOLUTO, DE UNA INDIFERENCIA RELIGIOSA UNIVERSAL, INTENTANDO MORALIZAR A LOS INDIVIDUOS  Y A LAS SOCIEDADES, CON TOTAL PRESCINDENCIA DE LA SANTA IGLESIA…DEBAJO  DE UN ASPECTO COMERCIAL, RECREATIVO, PEDAGÓGICO, FILANTRÓPICO, INTERNACIONAL, NEUTRAL, PERO SIEMPRE LAICO, Y DEBAJO DE LA PROMESA DE HACER CASO OMISO DE LA RELIGIÓN O DE SERLE INDIFERENTE, MIENTRAS PREDICAN UNA MORAL SIN RELIGIÓN, OCULTAN LA NEGACIÓN DE LA MORAL VERDADERA Y DE LA VERDADERA RELIGIÓN, QUE TRATAN DE SUTITUIR CON UNA MORAL Y UNA RELIGIÓN QUE NO ES LA DE JESUCRISTO”.

   También, aunque anteriores cronológicamente, se le pueden aplicar las palabras de Pío IX, en la C. Ap. “Qui pluribus”: “Nos condenamos igualmente ese horrendo sistema, que repudia especialmente a la propia ley natural de la razón, sobre la indiferencia de cualquier religión, sea la que fuere, con que estos ladinos, despreciando toda discriminación entre virtud y vicio, entre verdad y error, entre honestidad y torpeza, pretenden que los hombres pueden conseguir la salvación eterna en cualquier religión, cual si pudiera haber jamás acuerdo entre virtud y vicio, entre verdad y error, entre la luz y las tinieblas, convenio entre Cristo y Belial”.

La Masonería contra la Virgen dé Fatima – Por el Pbro. Virgilio Filippo









   NOTA: ¿Alguien se preguntó que fue del pequeño árbol (encina) donde se aparecía Nuestra Señora? Y otros elementos que se construyó para iluminar el lugar y colgar cruces etc.

   Escribe William Thomas Walsh, respecto de las apariciones de la Virgen del Rosario de Fátima que “en cuanto a la posición liberal, el primer silencio de estupefacción de los carbonarios duró sólo pocos días”.

   Al cabo de una semana, la Gran Logia Oriente, de Santarém se había recuperado lo bastante para planear no sólo una defensa sino un contraataque. En la noche del 23 de octubre, varios “hermanos”, incluyendo uno conocido por “Cementerio Franco”, acudieron a Ourem, donde fueron reforzados por ciertos secuaces del administrador Santos. Todos ellos prosiguieron en automóvil a Cova da Iria, con intención de destruir lo que quedaba de la carrasca, planta de encina sobre la que apareció la Virgen Santísima, matando así el culto, al privarle de un punto de reunión y de la reliquia principal.

   Unos llevaban linternas, otros hachas. Algunos golpes dados a las raíces y el arbolito cayó al suelo. Junto a él estaban otros objetos de devoción; la mesa de María Carreira con flores y monedas encima, y un cuadro de Nuestra Señora, el arco rústico que los peregrinos habían levantado con dos palos largos y otro cruzado sobre ellos, para soportar una pareja de faroles y algunas cruces.

   De todos estos objetos se apoderaron los invasores, transportándolos a Santarém. Los exhibieron como a monstruosidades medievales en una casa próxima al Seminario, estableciendo un modesto estipendio para examinarlos, y ofreciendo lo recaudado al administrador de la Misericordia, quien declinó aceptarlo. A la siguiente tarde llevaron en procesión por las calles, todo lo expuesto, cantando letanías blasfemas con acompañamiento de tambores.

   Cuando un grupo de católicos educados en Santarém publicaron indignados una protesta, la Federación de Pensadores Libres portugueses, replicó con uno de los más curiosos documentos de la historia de Portugal, un manifiesto dirigido a todos los liberales, contra el “vergonzoso espectáculo” representado cual comedia ridícula en Fátima, que atribuían a un complot eclesiástico “para unir la Iglesia con el Estado y restablecer las relaciones diplomáticas con el Vaticano”. En su apasionamiento llegaba el escritor hasta el extremo de declarar, que los milagros debían ser castigados como “transgresiones de las ordenanzas municipales”, ya que eran “violaciones de las leyes de la naturaleza”. Estaba especialmente irritado porque “el Milagro del Sol” había sido inventado y perpetrado en el XX Aniversario del libre pensador Francisco Ferrer. Exigiendo rápida acción pública contra todos aquellos “culpables” de volver a traer a la luz del siglo XX tales “hechos de “medioevalismo”, terminaba con las frases: “larga vida para la República (masónica) abajo la reacción. Larga vida para la libertad”. (Nuestra Señora de Fátima. De William Thomas Walsh Capítulo 14, páginas 195 y 196). (…)


Fragmento tomado de la obra: “Imperialismos y Masonería” (año 1967)

lunes, 24 de junio de 2019

“EL ROTARY CLUB” (1 de 3)







¿QUÉ DEBE PENSARSE DEL ROTARY CLUB?

   Entre los muchos temores y recelos que levantó esta institución, los mayores lo fueron los ribeteados por el parentesco y Las analogías que guarda con la Secta Masónica.

   ¿Cómo es posible esto?, dirá el lector, quizá inclinado a simpatizar con R.I. ¿Por qué acusar de masonismo a una institución enteramente ajena a los problemas religiosos y entregada de lleno a su finalidad comercial?

   Es verdad que en las líneas generales de su organización no hemos encontrado ni la iniciación, masónica, ni los ritos, ni el secreto nefasto de la secta masónica; con todo, la prensa católica internacional ha levantado su voz en contra del Rotary, pues dos Congregaciones Romanas dieron sobre el asunto dos decretos, uno en 1929 y otro en 1951.

   Preguntada la Sda… Congregación Consistorial “si pueden los Ordinarios permitir a los clérigos que den su nombre a las sociedades constituidas en nuestro tiempo con el nombre de ROTARY CLUBES, o por lo menos, que asistan a sus reuniones”, ésta, el 4 de febrero de 1929, “después de madura, deliberación, juzgó que debía responder que NO CONVIENE”.

   El decreto del 11 de enero de 1951 dice así: “Se le ha preguntado a esta Suprema Congregación del Santo Oficio, si era lícito a los católicos dar su nombre a la asociación que vulgarmente se llama Rotary Club. Los Eminentísimos, y Reverendísimos, Señores Cardenales, encargados de velar por todo lo referente a la fe y a las costumbres, habiendo previamente tenido el voto de los RR. SS. Consultores, en la Congregación plenaria del 20 de diciembre de 1950 decretaron, que se deberá responder: NO ES LÍCITO a los clérigos dar su nombre a la asociación Rotary Club o asistir a sus reuniones; en cuanto a los laicos deben ser exhortados a que observen lo prescripto en el canon 684 del Código de Derecho Canónico, que dice: “Son dignos de alabanza los fieles que dan su nombre a asociaciones que promueve la Iglesia o al menos tienen su aprobación. Por el contrario, absténgase de las sociedades secretas, condenadas, sediciosas, sospechosas, o que buscan eludir la legítima vigilancia de la Iglesia”.